miércoles, 1 de octubre de 2014

Cuando leí: Acid Town




♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠




♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Título: Acid Town.

Mangaka: Kyuugo.

Tomos: 4+

Reseña: En una ciudad donde prácticamente la ley no existe, Yuki y su mejor amigo Tetsu se adentran en las oficinas de la Seidoukai con el fin de robar para poder pagar los gastos hospitalarios al hermano pequeño de Yuki. 
Sin embargo, no consiguen su propósito y los pillan los hombres del joven jefe de la mafia: Kazutaka Hyodo. Éste decide hacer un trato con Yuki: a cambio de que le realice una visita a la semana, él pagará todas las facturas del hospital de su hermano. Yuki no puede negarse y comienza a realizar las visitas diarias a Hyoudo. Sin embargo, Tetsu no ve con buenos ojos la nueva relación que se ha afianzado (Sacado de Yaoi no Ai).

Fansub: Yaoi no Ai

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Ver éstas cuatro primeras viñetas e
 imaginarte un sinfín de posibilidades.
La primera impresión que me dió Acid Town en su primer capítulo fue el estilo del dibujo. Mentiría si dijera que los personajes no son atractivos, porque todos lo son (o la mayoría), pero el detalle del achurado, el manejo de proporciones, el detalle de sombras en el fondo y ambientación, todo ese conjunto que lo hace parecer tanto a un shounen (visualmente hablando, el argumento es una cuestión aparte). Es una tarjeta de presentación bastante interesante, ya que lo más parecido que he leído en cuestión de estilización shounen fue Menkui y un poco Aitsu no Daihonmei, ambos mangas
de la misma autora (Aunque hago esta comparativa porque ambos son esencialmente comedias románticas y me provocan la similitud con las escenas cómicas shounen).

Se ve a Yuki y su amigo Tetsu en un gran problema, porque la mafia yakuza nunca es asunto de risa. Ambos apaleados, llenos de moretones, raspaduras y hematomas; todo eso hace que te des una idea de que están jodidos... o al menos eso parece hasta que Hyodo, el kashira de Seidokai, le hace a Yuki (y sólo Yuki) ésta extraña propuesta.

Una que es puritana e inocente fujoshi, sólo puede imaginar principalmente dos escenas: a) Yuki sera violado salvajemente por Hyodo cada semana que vaya o b) Yuki se verá sorprendentemente atendido por un Hyodo frío pero amable... nah, ¿a quién engaño? ¡Se iba a violar a Yuki, el pedófilo!... lo cierto es que ocurre una escena particular, sin ser agresiva como una violación ni melosa/platónica como esas extrañas situaciones amorosas en las que recibe este trato ambivalente de frialdad/amabilidad (Como pasa con Aoe y Naoya en Love Mode, por mencionar algo). Como no estoy para dar spoiler, eso lo dejo para quien lea el manga.

Tal como habrán supuesto (y si no, pues lo diré de todos modos), la especialidad de Kyuugo es la crueldad y el sufrimiento, algo que por más terrible que pueda sonar, es justificable por el contexto en el que te ubica (Olvídate de Katekyo Hitman Reborn!, Yakuza in Love o Tight Rope ¡Que ésta es una puta mafia, dije!). Y aunque me vea como una jodida sádica psicópata escribiendo eso... me parece que el nivel de crueldad que te muestran es en realidad discreto, lo suficiente como para que su lector comprenda el impacto físico y psicológico por el que está pasando el personaje. Lo mismo ocurre con el sentido de los yakuza, no se mete tanto en los códigos o conductas de los criminales poderosamente antagónicos, pero te da a entender lo suficiente sobre sus cuestiones morales o mentales.

La pesadilla silenciosa de Yuki,
su sombra personal, acechándolo.
Si hay algo que le admiro a Kyuugo es que tome todos los tópicos de la violación, el amor no correspondido, la amistad, la familia y la tragedia tan seriamente. Cuando lees mangas yaoi que implican la violación, muy rara vez me toca ver una víctima que realmente repudie o se vuelva obseso al sexo y que tenga una justificación psicológica de esa conducta (Como pasa con Yashiro en Saezuru Tori wa Habatakanai, entiendes porque él se vuelve un ninfómano y su implicación con la mafia japonesa), en vez de eso resulta que aman a su violador porque al parecer el tipo es tan enfermizo que no se le ocurrió algo mejor para expresar sus "sentimientos amorosos". El amor no correspondido es realmente no correspondido, su personaje vive esa elegía y frustración, su necesidad por proteger a su objeto de amor, y su propio amor marchito.
La familia y la amistad están en su papel más actual, en primera porque las familias no son tradicionales, vemos aquí muchos huérfanos, padres adoptivos, tutores y familiares encerrados en el hospital por problemas de salud. A pesar de los conflictos que viven Yuki y Tetsu, finalmente se siente entre ellos el apoyo mutuo, muy a pesar de todas las complicaciones y sentimientos encontrados.

Sus personajes son complejos, ambivalentes, humanos y peligrosos. Aunque me gustaría decir que todos están al mismo nivel de complejidad que los principales, lo cierto es que he visto en menor cantidad el desarrollo para los personajes antagónicos... y con antagónicos no me refiero a dos personajes particulares que tienen su propia tragedia amorosa que contar, a mi parecer ellos son más anti-héroes trágicos que antagonistas. Me refiero a otras dos criaturas, de quienes poco supe sobre el por qué se convirtieron en lamentables hombres merecedores de odio. También hay algo desconcertante, y es el hecho de que Hyodo me parece el personaje más inocente de la historia, la manera en que ve al mundo y la gente me parece ingenua, en contraste. También cuando vez de reojo a la conspiración traidora y la autora te muestra el florecimiento de aquella treta, difícilmente puedes decir que no harías lo mismo en su lugar.





En conclusión.
Acid Town es una manga trágico, crudo y oscuro; un mundo casi real que te muestra el panorama oscuro de una minoría marginada y vulnerable, pero que sólo los suaves retazos de luz colados entre la desesperación y el olvido son suficientes para que estos trágicos actores se aferren a la vida.

¿Hay besos, culos mojados, penes perforando y sexo? Sí, pero nada de lo que te muestran aquí es romántico o platónico (con excepciones). El yaoi se muestra, pero sin ser fanservice o un romance estereotípico. Hay sentimientos de amor ocultos, cariño que apenas se entreteje, miedo acérrimo a un pasado horrible y traiciones justificadas pero nunca perdonadas. Acid Town es un buen manga, de los pocos del género que no se limitan a contar la línea romántica de: "se conocieron, tuvieron sexo, tuvieron problemas y dilemas amorosos, se reconciliaron y volvieron a tener sexo". Se sale del tópico, pero a pesar de su tragedia es un manga que te puede atrapar si no te das cuenta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario