jueves, 17 de abril de 2014

Cuervo Transparente




Fue un bramido distorsionado lo que le obligó a sobresaltarse de su asiento. Con una fugaz mirada divisó la ventana abierta que dejaba correr el viento, repleto de miasma urbano. Un escalofrío escaló por su columna eléctricamente, sintió sus labios secos y la lengua acumulada de saliva, dio un trago que sólo le provocó incomodidad en la garganta.

Se incorporó de su lugar, con pasos arrastrados se aproximó a la ventana, advirtiendo que su propio cuerpo temblaba en contra de su voluntad. Justo a medio camino lo escuchó de nuevo, era como una carcajada socarrona y sádica, que perforaba con esplendorosa elegancia sus sensibles oídos. De repente sintió nauseas, un sabor ácido parecía querer salir de su garganta; tragó más saliva en un ingenuo intento de apaciguar la asquerosa sensación.

El "ruido" seguía repitiéndose, casi eternamente. Aquella contaminación auditiva parecía torturarlo hasta el punto de consumirlo en la locura.

Silencio fue lo siguiente que se escuchó, después un dolor punzante en el brazo, que terminó por entumirlo y oscurecerlo hasta dejarlo de color morado negruzco.

Sus ojos se abrieron aterrorizados, no sólo su brazo se estaba pudriendo, sino que se "fragmentaba". Sus dedos dejaban de ser dedos para desprenderse del brazo en forma de plumas negras. De sus orejas y mejillas sobresalían pequeñas escamas negras, que más tarde terminaban por desprenderse en forma de plumas, dejando una palpitante y roja carne al descubierto.

El bramido de oyó de nuevo, esta vez más seco y ensordecedor, parecían graznidos. Abrumado por el sonido, camino hacia un espejo, tambaleándose en el transcurso. Fue entonces cuando lo vio: un cuervo. No era un cuervo común, aunque su pico y graznidos le indicaban que era uno, su plumaje no era negro… ni siquiera tenía color, sólo podían apreciarse débiles líneas que definían su figura.

Estuvo a punto de gritar y salir corriendo, pero su boca ya no estaba y sus piernas se convirtieron en un monto ridículo de plumas.

Desapareció completamente, todo rastro de él quedó en plumas hechas cenizas. Por la ventana se escuchó un suave graznido, y con ello, un cuervo negro emprendió el vuelo, saliendo por la ventana.


[También publicado aquí: http://redcrowfallen.deviantart.com/art/Cuervo-Transparente-255120703]

No hay comentarios:

Publicar un comentario