sábado, 11 de enero de 2014

Tira: Cuestión de Prioridades...




Sí, sé que espero demasiado de amigos y familiares en facebook cuando se trata de activismo y consciencia social. Lo que no sabía era que tan serio era. Facebook es una de las redes sociales más utilizadas por el mundo, gracias a ella la conocida "Primavera Árabe" se creo, he incluso en México tuvo influencia con Yosoy132 durante la campaña mediática de Peña Nieto, en la que se denunciaba que los medios de comunicación estaban IMPONIENDO un candidato político mediante el poder fáctico (Para mi desgracia, el 132 de mi ciudad resultó ser orquestada por un partido político de pseudoizquierda, y lo peor es que la mayoría de los jóvenes que participaban no lo sabían).

Ahora bien, de que exista cuando menos una minoría preocupada por el futuro de su país, que está inconforme de un monopolio capitalista que impone una democracia representativa que sólo se limita de la simulación de esta... sí, los hay. Lamentablemente no son suficientes, y por más que uno se esfuerce en dar saltos, manotazos y gritos; es simplemente ignorado por las masas y una mayoría conforme.

Más que nada es porque estás obligándoles a que tomen un cambio (drástico, para ellos) en el que deben renunciar a lo que han trabajado todos estos años (dado que siguen el sistema actual) y empezar desde cero bajo un caos de reglas que aún no se han establecido ó que no están comprobadas a pesar de que exista en teoría. Es prácticamente la muerte lo que les estás ofreciendo (en sentido metafórico y psicológico, porque conlleva a un duelo personal).

¿Y entonces qué? Con tal de evitar una realidad que golpea cada vez más fuerte esos necios párpados unidos, la masa escapa en las telenovelas, el fútbol, el alcohol, antros, trabajo, lo cotidiano. Todo lo que sea necesario para no confrontar lo que no quieren ver, que hay un caos allá afuera pero que no quieren ser tocados por ellos, el miedo de abandonar la zona de confort (mediocre) en la que se apaciguaron y resguardaron. Pero lentamente se vuelven inútiles, lentos; son envenenados por dosis repetitivas de su propia cotidianidad, de lo monótono, del melodrama con los mismos héroes y villanos. Rompen por completo su creatividad, las ideas nuevas y revolucionarias se desvanecen como cenizas en esa mente industrializada. No hay motivación, no hay revolución, no hay consciencia colectiva.

Paradójicamente, con la globalización se promovió el individualismo. Cada ente urbano, bombardeado hasta su última célula de egocentrismo. "Empieza por cambiarte a tí mismo" es un eslogan que te susurra en maternal petulancia: Sólo importas tú mismo, los demás a la mierda. 

La conclusión es, entonces, definitiva: vivo en una sociedad que es individualista, conformista y conservadora (ya que se niega al cambio y las ideas revolucionarias, apegándose al actual sistema fallido). No dudo de que exista gente con la misma intención de esperar un cambio en éste sistema... ¿pero qué si está atado al sistema, imposibilitado ó simplemente es cobarde? Poco puede hacerse respecto con esas personas, ya que decidieron por su cuenta contribuir a los deseos del sistema sin que ellos mismo lo tomen a consciencia (ó quizás sí).  Sin embargo es, la mayor parte de la población la que frena los intentos de una minoría activista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario