martes, 23 de febrero de 2010

Kamina...¡Ore ga shinjiru ore wo shinjiru!

Kamina-sama!!!

¡Waaaa! ¡Las lágrimas me salen a bordones! ¡KAAAMMIIINNNAAA! ¡Te la rifaste! Tus palabras quedarán adheridas en mi mente como tus tatuajes azules en tu nivea piel (bueno, de hecho es bronceada xD). Es la primera vez que me absorbe tanto la personalidad y carisma de un personaje, aunque el mismo dijera que sólo decía tonterías, al final somos sus receptores los que le dimos importancia y encontramos nuestra propia manera de mirarlo (Maldición Simón, como te entiendo...). Pero la verdad es que de algún modo sus absurdos guardaban la profundidad que nosotros queríamos ver, y es así como llegué a admirar demasiado a este personaje ficticio (Creo que sería genial conocer a una persona así... pero si no existe tal persona ¡Yo intentaré asemejarme! ¡Pero no siendo Kamina o siguiendo las palabras de Kamina! Como lo dice el titulo "creer en el tu que cree en ti"... o algo así va la traducción xD).



Ahora que me doy cuenta, tengo cierta controversia con mis gustos personales con respecto a mis ideales masculinos (hey, no piensen mal...), por un lado adoro a los extrovertidos e "idiotas" como Kamina, porque son impulsivos y se expresan libremente; por otro lado, adoro a los introvertidos y frivolos, porque pueden mantenerse en una posición relajada ante situaciones preocupantes y resolverlas con magistral agilidad. Siendo sincera, mi personalidad ha sido de esas dos maneras, he sido frivola y he sido impulsiva... no al mismo tiempo, pero lo he sido. Pero, algo que carecen comunmente los chicos "frivolos" del anime/manga, y que los "idiotas" tienen por medidas colosales: es la determinación. Puede ser cualquier tontería, cualquier nimiedad patética... sin embargo, es siempre esa determinación y voluntad lo que mueve a las demás persona a hacer cosas increibles; mientras que la frivolidad puede no ofrecer un movimiento tan animado.

Pienso que si existiese alguna especie de Kamina en el mundo (y que hable español, porque me jode el inglés y el japonés apenas va por el camino, jajaja xD), seguramente le diría "¡Ore ga shinjiru ore wo shinjiru!" ¡Y me importaría un bledo si me entiende o no, sólo me vendría la gana decirlo! ¡Y seguramente lo diría muchas veces hasta hartarme de mí misma! Fufufu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario