viernes, 28 de agosto de 2009

La ausencia obligatoria...

¡Agh! ¡Estoy  enojada! ¡Muy MUY enojada! ¡Al diablo mi jefa y su prepotencia de creer que puede decidir que me pongo y que no! ¡Al diablo ella y su serpenteante lengua que dijo: este sábado trabajas! Más allá del miedo que me den sus palabras "Si no me sirves, no podrás trabajar aquí" "Veré si eres útil"... me viene un tremendo fastidio ¿Qué se cree, dios? ¿Me subestima, acaso? ¡Cómo si fuera un objeto cualquiera que puede lanzarlo y romperlo contra el piso!

Maldita mujer, maldita autoridad suya... maldita mi debilidad.

No es por el hecho de que una vez que hable ella yo ya no pueda hacer nada... ¡Es el hecho de que me lo dice el último día! ¡Y no le paso por su pequeña y superficial cabeza que yo pude haber hecho compromisos! ¡Y aun si se lo dijera, probablemente diría: Tienes que tener prioridad en tu trabajo! ¡Ja! ¡Lo tendría si POR LO MENOS me gustará! ¡Lo tendría si POR LO MENOS me gustará RECIBIR ÓRDENES! ¡PERO NO ES ASÍ! Esto sólo ha hecho más amargo el trabajo, ahora se porque ls caras se ponen agrias cuando recuerdan sus trabajos y sus patrones, yo no se hasta donde aguantaré... pero si piensa que puede manipular algo más de lo que ya me ha dicho, definitivamente voy a renunciar... al cabo que no hay problema, todo estuvo bien antes de que yo entrara...

Lo malo de todo esto, y que me da un terrible nudo en la garganta de la impotencia, es que no podré ir a la 8va reunión... y eso, es la que más me pesa de todo, dejando en fuera el hecho de que no puedo hacer ABSOLUTAMENTE NADA porque a la "señora" se le antojo que a partir de este sábado empieza desde cero (teniendo 2 semanas trabajando en su cochina tienda ¬¬) y que prácticamente censuran mi opinión y tiran por un barranco sus sentimientos de empatia para sustituirlos con un autoritario: trabaja mañana; de todo esto ME PESAN AÚN MÁS el hecho de que me comprometí el miércoles y ahora no habrá nadie ahí... ¡ME JODE el que yo me comprometa a hacer algo, algo de lo que de verdad quiero ayudar y que otra persona me diga "NO" y no pueda hacer nada para remediarlo! ¡Pero me JODE TERRIBLEMENTE que ni siquiera haya sido por decisión mía, sino por un tercero que le vale un pepino mi opinión!

Ahg! Me siento muy mal por eso... maldición, y tantas ganas que me daban de ir a la reunión... destruidos por un "Trabajas mañana" ¡¿Por qué me castigas dios?! ¡¡¿PUOOOOR QUUUUÉEEEE?!! ;o;

Ou, bueno... al menos ahora se que la próxima semana podré ir a la Vianco porque trabajo el  domingo, ¡pero maldición! ¡¿no podía trabajar dos domingos seguidos?!

No hay comentarios:

Publicar un comentario